Satanás ha causado que millones de seres humanos hayan sido destruidos, y que otros más lo estén siendo ahora mismo.

Y aunque todos los cristianos sabemos que el ladrón viene para robar matar y destruir; y que Jesús vino para que tengamos vida, y que la tengamos en abundancia; la mayoría de cristianos no están disfrutando esa clase de vida.

Las principales razones por las que el mundo y los creyentes son destruidos por el diablo son dos: pecado, e ignorancia de la voluntad de Dios, pero se manifiestan de muchas maneras tales como: la falta de amor, de santidad, y de compromiso con Dios, el amor al mundo, las tradiciones religiosas, los mandamientos de hombres, la falta de autoridad y de conocimiento, etcétera.

Estos son los portillos que deben ser reparados, alguien tiene que cerrarlos, para que el enemigo ya no tenga más acceso.
Quiere Ud. ser uno de ellos?

Conozca los principios divinos que le permitirán ser un restaurador y reciba los beneficios reservados para ellos.